sábado, 20 de julio de 2013

Sin remedio.













Nunca sé muy bien si estoy aquí.
me pierdo tanto entre mis pieles
que no sé ya si sigo siendo un todo
o un escaso número de atracciones rotas.

Y si, que sé que no es para tanto
que puedo ser más fuerte...
pero que pasa si perdí las naves,
si no se como tejer velas
que muevan mis barcos.

No pretendo ser humana
no quisiera intentarlo,
que me siento mejor en borrones de tinta,
que puedo volar en pos
de mis palabras ardientes.

Y sólo se vivir así,
a vueltas de tuerca mortales.
a sonidos vivos de instantes puros.
Busco cosas que se esconden.

Los caminos andados son para mi precipicios.
Quiero horadar las piedras
con pasos fuertes
y miradas con soles que no agonizan.

Así que dejarme a asolas con mi negación,
mi pereza.
Voy a volar a ciegas entre el humo,
a crear lugares impermeables
en tejados mudos de quemar sus días.

Atenta siempre, observando el tiempo.
Dejándome las vidas en cada beso
que merezca ser probado.
Aullando agorera entre lobos mi canto,
cerrando los ojos cuando ya no quiero ver.

Soy la noche y no precisamente cuando empieza
a amanecer.
















1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar